(Reg. 71) DOCUMENTO. Nuevas obras de reforma del castillo de Calanda.

1673, junio, 25 - CALANDA

Capitulaci├│n para la reparaci├│n del castillo de la Encomienda de Calanda entre Miguel Sancho, alba├▒il, y el concejo y universidad de la villa de Calanda.

A.H.P.A.: Joseph Peralta y Viota. Sign. 639, f. 90v.-99r.



/f.90v./ (Al margen: Capitulaci├│n con c├ędula)
Eodem die et loco, que ante la presencia de m├ş, Joseph Peralta y Viota, notario real e ynfrascripto, y testigos abaxo nombrados, conparecieron y fueron personalmente constituidos los se├▒ores Juan Herrero mayor en d├şas y Juan Nabarro de mosen Juan, jurados de la villa de Calanda, en el a├▒o presente, en nombre y voz del concejo y unibersidad de la dicha villa de Calanda, de la una parte, et Miguel Sancho, alba├▒il vezino de la ciudad de Alca├▒iz, de la otra parte. Las quales dichas partes y cada una de ellas de por s├ş, dixeron y propusieron que entre ellos hau├şa sido hecha, pactada y concordada una capitulaci├│n y concordia de las cossas contenidas en ella azerca de los reparos del castillo de la Encomienda de la dicha villa y del granero de la muela. La qual dieron y libraron en poder y manos de m├ş, dicho notario, escrita de mano agena y firmada de Miguel Cansado, albanil, vezino de la ciudad de ├çarago├ža. La qual dicha capitulaci├│n y su tenor es el siguiente:

/f.91r./ Capitulaci├│n para hazer los reparos del castillo de la Encomienda de Calanda y del granero de la muela, para su conseruaci├│n y sin lo qual no se puede conserbar como consta por los cap├ştulos y condiciones siguientes:
Primeramente, comenzando por lo alto de los texados hazia la esquina de la puerta prin├žipal a mano drecha entrando ay un pedazo de texado caido y son necesarios el maderarlo de la suerte que corre con sus maderos y vigetas y ca├▒izos de ca├▒a entera. Y continuar el texado de la parte baxa, hech├índole sus cerros, y clauar en el madero del tirante un madero sin otro por el puente, para que no puedan escurrir ni hazia la una parte ni a la otra, sac├índoles el rafel ne├žesario.
/91v./ M├ís, al texado que caye el agua hazia la luna ay un pedazo caido, se aya de maderar lo pre├žiso y boluerlo a retexar con su varro, como lo dem├ís corre en la tramada que caie hazia el quonegar se ha de quitar un tixera que est├í sin tirante, y sobre ella, poner otro puente, y prosiguiendo a la dicha por├ži├│n se ha de continuar retexando, poniendo sus ├žerros y rafel en lo caido y unos tabiques que ay de adouar caidos, boluerlos de ladrillo.
M├ís, se ha de derribar una tapia que est├í mouida en dicha por├ži├│n, poni├ęndole sus tirantes con su por├ži├│n de tixera para recibir los maderos de los texados, y se ha de re├žibir la pared por baxo, hasta el reciuidor al que firme se ha de reciuir de medio ladrillo hasta el primer suelo.
M├ís, en dicha tirada ay un pedazo de texado /f.92r./ caido, hasta la co├žina mayor, donde se han de echar cinco maderos al texado, junto a la chaminera, quitando los que est├ín rotos y corriendo como corren los de dem├ís. Y se han de deshazer dos tramos de vigetas para poner los maderos.
M├ís, sobre la por├ži├│n del texado que cae el agua al discubierto de la Madalena, que se a caido un pedazo de texado, se ha de boluer la madera ne├žesaria y retexando prosiguiendo como lo dem├ís.
M├ís, se ha de retirar el texado que cae hazia la muela alta una tramada de cada por├ži├│n, enmaderando de pilar a pilar, para que corran las aguas hazia dicha muela. Y de ah├ş arriba se ├žierre de dos tabiques hasta el texado, dobles por las aguas y que la por├ži├│n de /92v./ la pared prin├žipal, que se escabeza, se cubra como lo dem├ís.
M├ís, hazia la esquina prin├žipal de la subida del carro ay una porci├│n de texado mal enmaderada, se descubra toda y se buelua hasta la otra por├ži├│n nueba y se enmadere como corre lo nuebo, con sus tirantes y tixeras. Y que los maderos que corren a la una por├ži├│n y a la otra se clauen arriba al puente con clauillotes para que detengan la pared. Y que se corra el rafel a la salida, como sale lo dem├ís, curriendo sus cerros por dicho texado y que se hayan de quitar dos tabiques que en dicha por├ži├│n ay mal seguros.
M├ís, sobre los corredores, en el texado sobre /93r./ la puerta prin├žipal, se han de mudar algunas vigetas que ay podridas y quitar toda la rona que ay en la falsa cubierta, y en toda la dem├ís cassa, quede limpia. Y que se hayan de correr los texados de los corredores, retex├índolos con sus ├žerros. Y si hubiere madera rota, la quiten y la bueluan a poner buena.
M├ís, sobre la cu├žina mayor se han de echar unas bueltas como corren los de dem├ís, con su madera necesarias y boluer a dadrezar la chaminera, como antes estaua, y boluer un pedazo de tabique en una escalera que all├ş ay como antes estaua.
M├ís, en el granero alto de los pilares se ha de poner sobreportales y reciuir sobre ellos el lien├žo de la pared y cerrar unas puer-/93v./ tas que ay mal ├žerradas. Y siguiendo la quadra de hazia la sala mayor se han de echar tres bueltas enteras, junto a la pared, y otros pedazos de buelta caidos. Y se ha de echar un pedazo de suelo a la entrada de la puerta de los corredores.
M├ís, en la capilla de la Madalena, por la parte de la muela, se ha de subir un pedazo de pared y el rafel, y retexarla. Y echar sus ├žerros. Y subir unas paredes de un pedazo que ay caido hazia dicha capilla, que sale a la muela. Y rebozar la puerta que est├í a la entrada del discubierto de dicha capilla.
M├ís, en la caballeriza se ha de mudar /94r./ un puente que ay roto. Y los dem├ís puentes se han de re├žiuir de hiesso las bueltas. Y que en el aposentillo de a mano drecha, antes de subir la escalera prin├žipal, se haya de enladrillar el suelo y re├žiuir un pilar contra la esquina de la escalera.
M├ís, a la entrada de la puerta prin├žipal del castillo, a mano drecha entrando, se ha de cortar la pared hasta ocho palmos de ancho. Y hauiendo buen fundamento, se ha de re├žiuir de cal y piedra, tomando un pedazo de reciuo que ay dentro, hasta donde fuese ne├žesario.
M├ís, sobre la dicha puerta prin├žipal que- /94v./ de el gueco que ay de un pilar a otro, sobre dicha puerta, corriendo el valagostiado de las dos por├žiones de esquadra. Y retexar el texado, hech├índole su ├žerro, y quitar la por├ži├│n caida, y dexar la ventana habierta con su balagostiados, para que se comuniquen los ayres, y quitar las bueltas peligrosas de dicho corredor, y hazerlas nuebas las bueltas y suelo, y arriba, sobre dicho corredor, echar una buelta que ay caida y boluerla a ha├žer, conforme corren las otras.
Más, se ha de poner un madero con su llaue de hierro por lo interior y exterior clauada al dicho puente. Y que por la parte exterior seha la barra de tres palmos de carga y dos dedos de gruesa /95r./ en quadro, que le sirba de traua desde el solanar a la esquina inclusiue dentro la pared. Y tenga de carga la solera doze palmos.
M├ís, se ha de reparar y boluer un peda├žo de barbaquana que se ha caido hazia la subida del connejar y otro pedazo de barbaquana que se a caido a la subida del carro, procurando atar la bieja con la nueba, retir├índose en su planta de modo que la trayga a forma de poner detener dicho pedazo que se ba haziendo retiene sobre lo viejo, y que es dasca del mismo grueso que la vieja, re├žiuiendo la pared vieja por su fundamento lo necesario. Y se ha de ├žerrar un portillo que ay en dicha barbaquana que est├ín junto a la subida.
/95v./ M├ís, ay dos estriuos a la subida del carro que est├ín sin fundamento, sehan de tres o quatro palmos. Y se re├žiban en la misma forma que sigue lo dem├ís, para su ma├ži├žo. Y en los estriuos que est├ín en dicho castillo, hazia la muela alta, se hayan de re├žiuir una bara de grueso y dos de largo entre los pilares.
M├ís, en la esquina baxa /del granero de la muela\ se ha de re├žiuir /96r./ desde su fundamento de bara y media de largo y una bara de cuerpo, que baya a re├žiuir la esquina y ma├ži├žarla.
M├ís, se ha de re├žiuir en dicho granero desde su fundamento la pared de la puerta, corriendo de alto hasta la primera ├žinta de hiesso, lab├índola por la parte interior del granero. Y boluer el pilar hazerlo desde su fundamento hasta lo alto, en el mismo cuerpo que tiene la pared bieja. Y re├žiuir la otra esquina arrimado a la puerta, d├índole el mismo grueso que tiene la pared, y hauer si ay alg├║n madero podrido, boluerlo y enladrillar el suelo de dicho granero porque est├í roto. Y hecha dicha obra se haya de reconozer si queda conforme la capitulaci├│n.
/96./ M├ís, que la metad de los texados del granero de la muela alta tenga la metad del bertiente hazia el castillo. Y la otra metad como se est├ę hech├índole su ├žerro en├žima.
M├ís, es condi├ži├│n que en├žima de la puerta principal ay un madero que se ha escolgado del pilar, se buelba aredrezar al puesto que estaua. Y abrir la puerta donde estubiere bien. Y que asiente dicho ofi├žial los ballagostiados para el corredor, d├índolos el due├▒o.
M├ís es condi├ži├│n que los expojos que se quitaren de toda la obra sobredicha sean del ofi├žial, bolui├ęndolos acomodar siendo de satisfa├ži├│n.
/97r./ M├ís, es condici├│n que en los tirantes de los m├ís necesarios se pongan estas dos trauas en la parte m├ís ne├žesaria para que no se bayan las paredes apartando de su peso.
M├ís, es condici├│n que se le de a miguel Sancho, alba├▒il de la ciudad de Alca├▒iz, que es el que con m├ís comunidad se ha ajustado a hacer dicha obra, seiscientas y treinta libras jaquesas, pagaderas a raz├│n de sesenta libras jaquesas cada mes, hasta hauer /97v./ pagado dicha cantidad. Y que el d├şa que comen├žare a pagar aya de comenzar a correr la obra, para lo qual se le da de tiempo el que la villa de Calanda tiene para cumplir su arrendamiento. Y que los texados se hayan de hazer desde luego que se comienze a pagar, por el riesgo que corre por ellos la dicha cassa y los frutos que est├ín en ella.
Yo, Miguel Cansado, alba├▒il de la ciudad de Caragoca y aber benido por horden de el senior Diego Miguel Andr├ęs, ynfanc├│n, a reconocer la hobra del castillo y granero sino la presente capitulaci├│n.

/99r./ Et ass├ş dada y librada la dicha capitulaci├│n y concordia, las dichas partes y cada una de ellas respectiue, firmaron y otorgaron aqu├ęlla y todo lo en ella contenido, desde su primera l├şnea hasta la ├║ltima de aqu├ęlla etc., y prometieron y se obligaron respectiuamente tener, ha├žer, pagar y cumplir todo lo que a cada una de dichas partes respectiue por tenor de aquella toca y se es guarda tener, serbar y cumplir etc., y contra aquella y cossas en ella contenidas no venir etc., y si costas etc., aquellas etc. A lo qual tener y cumplir la una parte a la otra, et la otra a la otra ad ymbicemet vi├žebersa a saber es, los dichos Juan Herrero y Juan Nabarro, jurados sobredichos, su persona como a tales jurados y los bienes y rentas de la dicha villa y del con├žejo de aqu├ęlla, ass├ş muebles como sitios etc., et el dicho Miguel Sancho, su persona y todos sus bienes, as├ş muebles como sitios etc., las quales ambas partes y cada una de por s├ş quisieron aqu├ş haver y en tal manera etc, con cl├íusulas de execuci├│n precario constituto, aprehensi├│n, ynbentario, emparamiento, renunciaci├│n, sumisi├│n de juezes y variaci├│n de juizios etc., fiat larga etc., exquibus etc.
Testes: Juan Celma, menor en d├şas, labrador, y Juan Vall├ęs, man├žebo, vezinos de la villa de Calanda.
Cerrar