(Reg. 107) La fuente para Eduardo Jes√ļs Taboada (1898).

Capítulo dedicado a la fuente de los chorros.

Eduardo J. Taboada precisa que esta obra se reform√≥ en 1883 y cost√≥ al Ayuntamiento 5.577 pesetas. La ilustraci√≥n que se incluye muestra la obra con el aspecto que ha conservado hasta nuestros d√≠as. Recuerda la leyenda de la loba ‚€”que se remonta al siglo XI a.C.‚€” de la que tom√≥ el nombre de ‚€úLupina‚€Ě, hasta que tras fundarse el convento situado junto a ella ‚€”en el siglo XIV‚€” pas√≥ a denominarse ‚€úfuente de Santa Luc√≠a‚€Ě. Indica que Pedro Juan Zapater ya hizo referencia a la leyenda o tradici√≥n de la loba en su Thesorera. Tras referir las cualidades del agua de la hist√≥rica fuente, alude a las numerosas riadas que destruyen peri√≥dicamente la zona ajardinada y plantea la necesidad de construir una barrera o protecci√≥n para evitar los sucesivos desperfectos. Entre las distintas actuaciones paisaj√≠sticas ya desaparecidas destaca la realizada por el a√Īo 1859 por el alcalde Joaqu√≠n Foz basada en ‚€úalfombras de c√©sped, plantas tropicales, miles de rosas na√Īas y alejandrinas‚€Ě. Puntualiza los dos t√©rminos con los que tradicionalmente se ha asociado este parque como espacio de recreo p√ļblico: ‚€úel Prado‚€Ě y ‚€úla Glorieta‚€Ě, como ‚€úel coraz√≥n del paseo‚€Ě. El t√©rmino ‚€úglorieta‚€Ě aparece en los documentos del siglo XIX para referirse al coraz√≥n ‚€údel Prado‚€Ě (tal como gr√°ficamente indica E.J.Taboada), a la zona ajardinada.

Eduardo Jes√ļs TABOADA CABA√'ERO, Mesa Revuelta. Apuntes de Alca√Īiz, Zaragoza, tip. La Derecha, 1898, pp. 147-152.
Cerrar