Museo de Alcañiz

Piedad

Colección Ángel Quílez

CAQ-8

Autor: Desconocido. Procedencia: Alemania (¿).

Principios S. XVI

Madera de nogal sin policromar. Talla en bulto redondo.

90 x 47 x 33 cm


La obra entró a formar parte de la colección en el año 2001. Realizada en varias piezas ensambladas talladas en madera de nogal, esta bella escultura en blanco cuenta con su parte posterior sin trabajar, por lo que suponemos que pudo ser concebida para ser encajada en una mazonería de un altar. A pesar del desconocimiento de datos históricos sobre la pieza y su posible procedencia, sus formas están ligadas a la herencia vertida por el gran artista del Renacimiento Alberto Durero en el círculo de artistas de Nuremberg, al sureste de la actual Alemania.

Esta obra escultórica de gran calidad representa la Piedad compuesta por la figura de María, con un gesto doliente en su rostro, y la imagen de Cristo que denota la herencia de Durero en sus formas italianizantes, alejadas ya de la influencia de los artistas de Gótico Internacional, con una expresividad mucho más contenida. La Virgen va vestida con túnica y un manto a base de angulosos y abundantes pliegues que cubre su cabeza. Su expresivo rostro muestra el dolor producido por la muerte de su hijo. La figura de Cristo, de una perfecta anatomía, tan sólo cuenta con el paño de pureza, trabajado en paños angulosos. La posición del Hijo de Dios, el tipo de su rostro, de gran clasicismo, deriva claramente de los modelos entresacados de los grabados de Alberto Durero. Concretamente, guarda gran similitud con la figura de Cristo del grabado de Alberto Durero dedicado La lamentación ante Cristo muerto, procedente de la serie “Pequeña Pasión”, fechada hacia 1509.

El tipo de la Virgen, tocada y de gran expresividad también proviene del imaginario vertido por el artista alemán, que aúna la influencia de las formas del ámbito septentrional europeo con el gusto por los detalles anatómicos y la idealización del cuerpo humano típicos del Renacimiento italiano. La obra no está en un buen estado de conservación, porque a pesar de que tan sólo sería necesaria una leve limpieza – para evitar eliminar la pátina – la obra ha perdido alguna de sus piezas, como en el caso de la mano derecha de la Virgen.




Autoría:


FOTOGRAFÍAS: M. Ángeles Pérez.


Volver

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS