Catálogo Artístico y Monumental

EL TEMPLO DEL PILAR

CALANDA (Bajo Aragón)

Barroco. Primera mitad del siglo XVIII (fábrica anterior del siglo XVII)

Predominio de piedra sillar y ladrillo


Descripción:

La construcción de este templo tiene su origen en el célebre Milagro de Calanda. Tras producirse este acontecimiento, en 1640, se inició una pequeña ermita contigua a la casa de Miguel Pellicer. En el Archivo Histórico de Protocolos de Alcañiz se conservan varios testamentos de 1642 en los que se deja parte de la herencia a la “capilla que se ha de fabricar a Nuestra Señora del Pilar”. Esto mismo se repite en otros testamentos del año 1643. En uno de ellos, además de para la fábrica, se deja dinero para un cáliz para la capilla. En varios testamentos de 1657 se especifica que se digan misas en este templo, lo que confirmaría que en esta fecha ya estaba concluido.

Este primer edificio, tras la cesión de la casa de Pellicer en 1668, se amplió. El momento en que se inició el templo actual se desconoce pero se sabe que en 1721 estaba ya realizándose y que se bendijo el 6 de julio de 1722. Desde noviembre de 1739 hasta mayo de 1740 se amplió, quedando el templo en su aspecto actual.

Se trata de un edificio barroco de tres naves, crucero alineado y cabecera plana. La nave central se cubre con bóveda de cañón (en la que se disponen lunetos en tramos alternos); las naves laterales, con una sucesión de cúpulas; los brazos de la nave crucero, con bóveda de cañón con lunetos; y el crucero, con una gran cúpula central sobre pechinas. Tiene coro alto a los pies, elevado sobre un arco rebajado.

Exteriormente destaca su torre y la gran escalinata que da acceso al templo. La torre está situada a los pies, en el lado del Evangelio. Está realizada enteramente en ladrillo (como el resto de la fachada). Su primer cuerpo forma parte de la fachada principal. En la torre propiamente dicha se distinguen dos cuerpos: el inferior de planta cuadrada y el superior de planta octogonal. Es de una gran sencillez y sus únicos motivos decorativos son las pilastras adosadas que flanquean cada uno de sus lados y las pequeñas pirámides rematadas con bolas que coronan su gran cuerpo de campanas.

En su interior alberga la capilla del Milagro. Edificada sobre el lugar concreto en que estaba el aposento de Miguel Pellicer, y donde según la tradición dormía la noche del 26 de marzo de 1640 cuando se le restituyó una pierna que desde hacía más de dos años tenía amputada.

Era la capilla familiar de los Cascajares y estuvo dedicada a San Antonio de Padua. En ella fue enterrado -entre otros miembros de la misma familia- el cardenal Cascajares, Antonio María de Cascajares y Azara (Calanda, 1834-Calahorra, 1901) y así consta en una lápida pétrea conservada en el suelo de dicha capilla vinculada desde su construcción a mediados del siglo XVIII a esta familia. Ello queda perfectamente documentado en el testamento de José Antonio de Cascajares y Herla, redactado en 1785 y conservado en el Archivo Histórico de Protocolos de Alcañiz, en el que especifica que desea que se le entierre en la capilla de San Antonio de Padua de Nuestra Señora del Pilar de esta villa, propia de mi casa, junto a los cadáveres de mis padres. A él también se debe la institución de una capellanía para que se diga una misa rezada todos los días del año en el altar de San Antonio de Padua de la iglesia del Pilar de Calanda.

Enlace de interés: Antonio María de Cascajares y Azara, Catálogo Histórico y Biográfico, CAMCBA


Más información:


Bibliografía y fuentes documentales:

- ALLANEGUI Y LUSARRETA, Vicente, Apuntes históricos sobre la Historia de Calanda, Calanda / Teruel, Ayuntamiento de Calanda / Parroquia de la Esperanza / Instituto de Estudios Turolenses, 1998.
- BENITO MARTÍN, Félix, Patrimonio histórico de Aragón. Inventario arquitectónico: Teruel, Zaragoza, Departamento de Cultura y Educación de la Diputación General de Aragón, 1991.
- DOMINGO PÉREZ, Tomás, El Milagro de Calanda, Zaragoza, Cabildo Metropolitano de Zaragoza, 1987.
- GARCÍA MIRALLES, Manuel, Historia de Calanda, Valencia, 1969.
- MADOZ, Pascual, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar, Madrid, 18¬45-1850.
- SEBASTIÁN LÓPEZ, Santiago, Inventario artístico de Teruel y su provincia, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1974.
- THOMSON LLISTERRI, Teresa, “El arte barroco en la comarca del Bajo Aragón”, en Comarca del Bajo Aragón, Colección Territorio núm. 18, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2005, pp. 151-167.

DOCUMENTOS:
- Testamento de José Antonio de Cascajares y Herla. A.H.P.A. (Archivo Histórico de Protocolos de Alcañiz), sign. 2.888, ff. 1v.-21v. (1786).


Autoría:

TEXTO: Teresa Thomson, 2012. FOTOGRAFÍAS: Paco Climent, 2012.
PLANTA: Santiago Sebastián, Inventario artístico de Teruel y su provincia, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1974, p. 12.


Volver al inicio del catálogo

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS