Catálogo Artístico y Monumental

ESCUDO DE CASTELSERÁS

CASTELSERÁS (Bajo Aragón)

Contemporáneo. 1917

Francisco Marín Bagüés (Leciñena, 1879 - Zaragoza, 1961)

Temple sobre tabla

60 x 50 cm


Descripción:

Esta obra es de uno de los pintores más importantes de la plástica contemporánea aragonesa, Francisco Marín Bagüés. Entre sus trabajos destacan: Los Compromisarios de Caspe (1912), El Pan Bendito (1914), La jota (1932), El Ebro (1934), Carrera de pollos (1953), Acarreo de mies (1954-55) y la serie de vistas de la catedral de León.

Este magnífico pintor mantuvo una estrecha relación con Castelserás, dado que pasó largas estancias veraniegas en la casa que su hermana Juana y su cuñado Erundino Anglés poseían en el número 4 de la calle Alta de la población bajoaragonesa. Precisamente la figura femenina representada en esta obra es su propia sobrina Leopoldina Anglés Marín, modelo frecuente del pintor. Ella también aparece -con su habitual mantón de flores- en una de sus obras más bellas, Las tres edades, pintada en Castelserás en 1919 y en la que todas las representadas eran de la misma población.

El Bajo Aragón -sus gentes y su paisaje- estuvo presente en la obra de Marín Bagüés. Entre las gentes, además de los numerosos vecinos de Castelserás que sirvieron como modelo para sus pinturas, como los ermitaños de Santa Bárbara y muchos otros anónimos, destaca el retrato de Juan Cabré que conserva su museo de Calaceite. En cuanto al paisaje, son numerosas las obras -ante todo dibujos- en los que plasmó el paisaje tierrabajino, en especial el de los alrededores de Castelserás: sus olivos, sus grandes peñascos... y el entrañable "Gallopuente".

Esta interesante pintura se conserva en la casa consistorial de Castelserás. La realizó en 1917, a petición del propio Ayuntamiento de esta población. Está realizada al temple sobre dos tablas de nogal.

El motivo central de esta pintura es el escudo de Castelserás, que sustenta una elegante figura femenina (retrato de su sobrina Leopoldina, como ya se ha indicado), en una disposición que recuerda a las esculturas medievales de ángeles que sustentan un escudo entre sus manos. A este "guiño" al pasado se suma la utilización de los motivos resaltados en yeso (aplicados en la corona del escudo y en los hermosos pendientes) que conectarían con las tradicionales aplicaciones en estuco dorado de la pintura gótica aragonesa.

La evocación a las figuras angelicales -en posición frontal- portadoras de motivos heráldicos tan frecuentes en el arte medieval queda patente al optar por una figura alada, tal como él mismo especifica al describir esta obra en la lista manuscrita que realizó en 1942-1946 (documento conservado en el Archivo Bergua-Funes): "Castelserás, un escudo del Pueblo muy decorativo, con media figura de joven baturra alada, corona y pendiente de relieve de oro, en el fondo, frutas, alas y cartelas entrelazadas, pintado al temple sobre madera de nogal (M. Salas Madi, lo vio e hizo un viaje con otros para conocerme). Lo posee el pueblo". El que la incluyese entre la relación de sus obras más significativas que hizo tres décadas más tarde y sus propias palabras al describirla denota que se sentía satisfecho de esta pintura.

Los interesantes rasgos de la pintura de Marín Bagüés se hacen patentes tanto en el conjunto de la obra como en el fondo poblado de olivas (fuente del valioso aceite de la zona), gran dragón con enorme boca dentada y lengua bífida, y otros elementos de valor decorativo.

Tal como especifica el profesor Manuel García Guatas (quien realizó su tesis doctoral precisamente sobre Marín Bagüés), en esta obra "ensambló el simbolismo heráldico con el modernismo decorativo".

El valor de su pintura -extraordinariamente singular y personal- reside en que logra aunar lo tradicional con distintas vanguardias. Trasciende los temas populares, las escenas de género o el personaje retratado para desarrollar un proceso creativo y un estudio plástico de volúmenes, colores y composición. Este vínculo entre el mundo tradicional y la vanguardia es el reflejo de su propia vida: pensionado en Roma, residente en esta ciudad y en Florencia, viajero por numerosos países europeos donde expone su obra, pero gran amante de su tierra, partícipe del mundo cultural zaragozano y apegado a la soledad del mundo rural aragonés. Y todo ello enmarcado en una personalidad singular, atípica e independiente.


Más información:


Bibliografía y fuentes documentales:

- Diccionario antológico de artistas aragoneses, 1947-1978, Zaragoza, Institución “Fernando el Católico”, 1983.
- GARCÍA GUATAS, Manuel, Francisco Marín Bagüés, (1879-1961): exposición conmemorativa del centenario de su nacimiento, Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, 1979 [catálogo de exposición].
- GARCÍA GUATAS, Manuel, Francisco Marín Bagüés: su tiempo y su ciudad (1879-1961), Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, colección Mariano de Pano y Ruata nº 24, 2004.
- LOMBA SERRANO, Concha, La plástica contemporánea en Aragón (1876-2001), Zaragoza, Ibercaja, 2002.
- TORRALBA SORIANO, Federico, Francisco Marín Bagüés. Exposición antológica de homenaje, Zaragoza, Institución "Fernando el Católico", 1956 [catálogo de exposición].
- TORRALBA SORIANO, Federico, Pintura contemporánea aragonesa, Zaragoza, Guara, Colección básica aragonesa nº 19, 1979.


Autoría:

TEXTO: Teresa Thomson. FOTOGRAFÍAS: Paco Climent, 2012.


Volver al inicio del catálogo

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS