Catálogo Artístico y Monumental

LA PORTADA DE LA ANTIGUA IGLESIA DE SAN PEDRO

ALCAÑIZ (Bajo Aragón)

Románico. Templo: segunda mitad del siglo XII, reformado en el siglo XVI (capilla mayor) y en el periodo barroco.

Piedra sillar


Descripción:

Esta portada es el principal resto conservado de la antigua iglesia de San Pedro que se elevaba en la plaza del mismo nombre, junto al cerro de Pui-Pinos. Tras desmontarse y trasladarse a mediados del siglo pasado, en el solar original únicamente se conservan restos fragmentarios de la cimentación de sus muros.

Se trata de una portada románica de finales del siglo XII que guarda gran similitud con la de la capilla del antiguo castillo calatravo. Tiene tres arquivoltas de medio punto, dos columnas acodilladas en cada una de las jambas y decoración de ajedrezado jaqués. Presenta un notable deterioro difícilmente solucionable ('enfermedad' o 'mal de la piedra'). Apenas puede identificarse su decoración escultórica: la pequeña figura de San Pedro de la clave de la segunda arquivolta, las figuras zoomórficas de sus capiteles y el taqueado o ajedrezado jaqués. De las cuatro columnas que muestra, sólo la interior del lado derecho conserva su fuste original.

Se trasladó en los años cuarenta al “Cuartelillo”, hoy Glorieta de Valencia (zona de parque y recreo situada en la base de la loma de Pui-Pinos). El responsable del traslado fue el arquitecto Javier Peña Peña, quien presentó el Proyecto de desmontaje y montaje en nuevo emplazamiento de la antigua puerta de San Pedro en septiembre de 1943 (se adjunta un dibujo de este proyecto incluido en el expediente municipal). Se instaló en la que entonces se conocía como avenida de los Calatravos. Se reformó la portada, añadiéndose dos nuevas columnas y colocando bajo el arco una cruz de hierro forjado, configurándose como “Monumento a los Caídos” (inaugurado en 1944). Con el inicio de la Democracia, esta cruz se trasladó a los pies del Santuario de Pueyos y esta interesante portada perdió ese transitorio valor simbólico. En 2018 se desmontó, y se está a la espera de su restauración y su nuevo montaje en un espacio que todavía está por determinar.

Sobre el antiguo templo de San Pedro, Pedro Juan Zapater, en su Tesorera (1704) indica que se construyó entre 1133 y 1138, y que fabricáronlo de piedra picada con sus arcos de tres puntas, y el techo de vigas, y tablas pintadas, de algunos 80 pies de largo [...] que es antiquissimo edificio; y hermano, o por lo menos primo hermano en mi dictamen, y juicio del que havemos dicho del Castillo, como parécelo denotar la forma de la portada con las columnas, capiteles, cornisa, y arcos que la adornan [...] y la ymagen del Santo Apostol , que de algunos dos palmos, y medio poco mas, o, menos de larga, y de mas de medio reliebe que tiene entallada en la llave del segundo arco de aquella. La datación tan temprana que da Zapater se basa en la identificación de un león rampante -al que localiza en el primer arco de su portada pero que hoy es irreconocible- con el escudo de don Alfonso VII de León, considerándolo responsable de su construcción, dato que él mismo reconoce que sólo parte de la opinión de un "curioso" y que él no ha podido comprobar. Pero lo lógico es asociar la edificación de este templo con el primer desarrollo urbanístico alrededor del castillo que se produjo tras la carta de población de 1154 y por lo tanto ya muy avanzado el siglo XII.

En el siglo XVI se llevó a cabo una importante reforma del templo original románico a partir de la que lució una "vistosa bóveda" en su capilla mayor y un "donoso retablo, de madera y pincel, joya muy elogiada por todos los extranjeros" (Taboada, p. 201).

Posteriormente, debió llevarse a cabo una nueva reforma del templo, a raíz de la cual se le dotó de una cúpula o media naranja, que ya mostraba evidentes deterioros a principios del siglo XIX. Tal como se indica en la apreciación de 1803 que recoge el Libro de resoluciones del muy ilustre cabildo de la Ynsigne Yglesia Colegial de Santa Maria la Mayor de la ciudad de Alcañiz (f. 207r.), conservado en el Archivo Parroquial de Alcañiz.

En el siglo XVIII acogió a la Escuela de Cristo: institución pecualiar del Barroco hispano que tenía como objetivo la mejora y aprendizaje de la vida cristiana

A lo largo del siglo XIX, diversas fuentes documentales y bibliográficas confirman su progresivo y llamativo deterioro. Un documento de 1807 (conservado en el Archivo Parroquial de Alcañiz) ya calificaba su estado de ruinoso y José María Quadrado, en 1844, llamaba la atención sobre el lamentable estado de abandono de esta iglesia. Pascual Madoz (1845-1850) indicaba que se encuentraba "desmontada y se llueve por todos los lados". En 1886 la Iglesia cede al Municipio el solar que había ocupado (acta Ayuntamiento, 11-07-1887); en 1889 se inicia el expediente de venta (acta Ayuntamiento, 6-04-1889), enajenándose en 1894, calificándolo de solar edificable (acta Ayuntamiento 1-12-1894). A finales del siglo XIX, Eduardo Jesús Taboada (1898) precisa que del antiguo templo sólo se conserva "un pórtico casi sepultado", coincidente con la imagen que captaron las fotografías de las primeras décadas del siglo XX, como la realizada por Juan Cabré para su Catálogo (1909-1910, t. II, fig. 179) y la del Archivo Mas (1919).

En 1927, Carles Capdevila, en el artículo "Alcañiz, ciudad monumental", publicado en el diario La Publicidad (traducido al castellano y reproducido en el semanario aragonesista de Barcelona El Ebro) criticó el estado de abandono de los restos del antiguo templo y de su uso incívico como vertedero de basura. Tras el 'rapapolvo' periodístico, el Ayuntamiento impidió este uso pero no intervino en la conservación de la obra (ver artículo adjunto de J. Ignacio Micolau y las fotografías que se incluyeron en el mismo sobre el estado de la portada en su emplazamiento original, antes y después de la crítica de Carles Capdevila). El traslado de la portada , en los años cuarenta, supuso una notable alteración de ella. Sobre los restos conservados en el solar original, a partir del proyecto de construcción de viviendas sobre él (que afortunadamente no supusieron su destrucción), se realizaron una catas arqueológicas por parte de José Antonio Benavente cuyas conclusiones se plasmaron en el informe redactado por el Taller de Arqueología de Alcañiz (1990) que se conserva en el Archivo Municipal de la ciudad. Los restos de cimentación -ocultos bajo varias capas de materiales- formaban parte del muro meridional, ábside y tramo de la muralla medieval que estuvo adosada al templo.

Enlace de interés: fotografía antigua procedente del Archivo Mora (1905-1954) [DARA]

Enlace de interés: CABRÉ AGUILÓ, Juan, Catálogo artístico-monumental de la Provincia de Teruel, inédito [1909-1910], tomo II, lám. 15, fig. 179, pp. 35, 39.


Más información:

- (Reg. 2) MICOLAU ADELL, José Ignacio. Artículo publicado en La Comarca. Periódico independiente del Bajo Aragón, núm. 198, suplemento Expo Rústica del 27 de abril al 1 de mayo de 1995.
- (Reg. 291) Referencia a la iglesia de San Pedro en las Memorias de Mariano Ardid, f. 39r. Utiliza como fuente la historia de Alcañiz de Alonso Gutiérrez.


Bibliografía y fuentes documentales:

- ARDID Y PLANO, Mariano, Memorias para escribir la historia de la ciudad de Alcañiz recogidas, compiladas y adiccionadas por don Mariano Ardid y Plano, natural y vecino de dicha ciudad. Alcañiz, año de 1852 (manuscrito inédito).
- Anuario Parroquial de Alcañiz, 1946, Alcañiz, La Tip. Comercial, 1946.
- CABRÉ AGUILÓ, Juan, Catálogo artístico-monumental de la provincia de Teruel, inédito [1909-1910]. Original conservado en la Biblioteca Tomás Navarro Tomás, CCHS, CSIC.
- CAPDEVILA, Carles, "Alcañiz, ciudad monumental", El Ebro, nº 125 (1927).
- MADOZ, Pascual, Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España y sus posesiones de ultramar, Madrid, Establecimiento tipográfico de P. Madoz y L. Sagasti, 1845-1850. Edición facsímil, Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1986.
- QUADRADO Y NIETO, José María, Recuerdos y bellezas de España. Aragón, Zaragoza, Librería Pórtico, 1974 (reproducción facsímil de la 1ª edición de 1844).
- TABOADA CABAÑERO, Eduardo Jesús, Mesa Revuelta. Apuntes de Alcañiz, Zaragoza, tip. La Derecha, 1898.
- ZAPATER Y SANCHO, Pedro Juan, La Thesorera descubierta i vengada de las injurias del tiempo. Antigüedades i excelencias de la insigne ciudad de Alcañiz..., Alcañiz, 1704, obra inédita (manuscrito conservado en la Real Academia de la Historia).

DOCUMENTACIÓN:
- ARCHIVO MUNICIPAL DE ALCAÑIZ: AMAL, sign. 1805-1 y AMAL, sign. 2603-2
- ARCHIVO PARROQUIAL DE ALCAÑIZ

HEMEROTECA
- Alcañiz, 31 de Julio de 1895. Recuerdo conmemorativo de la inauguración del Ferrocarril, monográfico, 1895.


Autoría:

TEXTO: Teresa Thomson (2019)
FOTOGRAFÍAS: Paco Climent (2015).
DIBUJO: proyecto conservado en el Archivo Municipal (1943).
FOTOGRAFÍAS ANTIGUAS: publicadas en el artículo de Capdevila de La Publicidad, 1927.
ILUSTRACIÓN de M. Rodríguez Llorat publicada en el periódico conmemorativo de la inauguración del ferrocarril de Val de Zafán (1895).


Volver al inicio del catálogo

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS