Catálogo Artístico y Monumental

MAZAS DE LA CIUDAD

ALCAÑIZ (Bajo Aragón)

Neoclasicismo. 1815

José Rovira, platero de Barcelona

Plata

112 x 27 x 27 cm


Descripción:

Gracias a los libros de actas del Ayuntamiento de Alcañiz conservados en el archivo municipal, tenemos referencia exacta del momento en que se encargaron estas piezas. Así, el acta de la sesión celebrada el 17 de mayo de 1815 precisa que el señor don José de La Figuera, en virtud de la comisión que se le tiene conferida por el Ayuntamiento para los bestidos de andadores, mazeros y mazón para éstos, presentó el dibujo que para ellas se había remitido de Barcelona, para que en su vista, resuelba el Ayuntamiento si han de hacerse con arreglo al dibujo y en Barcelona. En su vista y siendo el divujo de la aprovación del Ayuntamiento, acordaron dichos señores se executen conforme el de plata sin sobredorarlas. La ejecución se debió llevar a cabo en muy corto plazo de tiempo, ya que el acta del 30 de octubre de 1815 confirma que se procedía al traslado de las piezas desde Barcelona, tras abonar el coste estipulado: 828 libras, 4 sueldos y 4 dineros moneda catalana.

A finales del siglo XIX se restauraron, tal como confirma el acta de la sesión del Ayuntamiento de 24 de noviembre de 1890: [...] El señor alcalde propuso el arreglo y reparación de las mazas del Ayuntamiento, deterioradas por el trascurso de los años y porque en el estado que estaban (siendo de gran mérito artístico y de valor) se hacían inservibles y sus señorías después de ligera discusión, conceptuando que sería más costoso el arreglo cuanto más tarde se verifique, se acordó como propone el señor presidente.

A estas mazas también hace referencia Eduardo Jesús Taboada en su Mesa Revuelta, indicando que las realizó Rovira, “platero de Barcelona” (si bien, por error, señala que se encargaron en 1811). Esta referencia bibliográfica, los diversos estudios sobre la platería de la época y fundamentalmente el punzón o marca que conservan las piezas otorgan la autoría de estas piezas a José Rovira.

La marca del platero coincide con su apellido y se dispone en dos líneas: RO/VIRA. José Manuel Cruz Valdovinos y José María García y López en su estudio sobre Platería religiosa en Úbeda y Baeza hacen referencia a esta marca de “José Rovira, artífice que trabaja en Barcelona a fines del siglo XVIII y comienzos del siguiente” y plantean la posibilidad de que pudiese ser el padre o un antepasado directo del marcador también apellidado Rovira que trabaja en la segunda mitad del siglo XIX en la ciudad de Barcelona y cuya marca se dispone en una sola línea. Además presentan el punzón de Barcelona: una cruz de Malta sobre las letras BAR. Marca que presentan las piezas realizadas en esta ciudad durante el siglo XVIII y hasta cerca de 1830 .

En cuanto al material, el mismo documento ya concretaba que debían realizarse en plata. El diseño de los motivos en ella aplicados se corresponde con la evocación del mundo clásico propio de la estética de la época en la que se llevaron a cabo: el Neoclasicismo. Las dos presentan la misma decoración. El protagonismo recae en los seis medallones de estética clasicista, orlados por un motivo vegetal, que contienen la efigie de tres personajes que se repiten en el mismo orden. Cada uno de ellos tiene un tocado diferente que lo asocia con una etapa histórica determinada: Antigüedad, Medievo y época Moderna. Ambas mazas tienen como remate un elemento prismático de tres lados, en cada uno de los cuales se muestra el escudo de la ciudad. Los cañones o elementos cilíndricos de sujeción presentan una sencilla decoración muy frecuente en la platería neoclásica: las cenefas de contario y las coronas o corolas foliáceas. Las primeras están definidas por la sucesión de pequeñas esferas. El otro elemento decorativo es una corona basada en la sucesión de hojas muy estilizadas.

Es bien sabido que las mazas o cetros son los elementos que portan los maceros (de ahí su denominación) en los actos públicos a los que asiste el Ayuntamiento. Tradicionalmente han sido de usados, como símbolo de autoridad en los ceremoniales y actos protocolarios, por diversas instituciones, tanto civiles como religiosas. Su utilización se generalizó a lo largo del siglo XVI, fundamentalmente durante el reinado de Felipe II. Estas obras -que imitan los cetros reales pero con unas dimensiones notablemente superiores- son llevadas o portadas por figuras ad hoc, los maceros, siguiendo un protocolo concreto, encabezando las comitivas en los diferentes actos públicos y procesiones organizados en la ciudad. En el caso de pertenecer a un ayuntamiento, como estas piezas objeto de estudio, se convierten en símbolos del poder municipal. Este valor simbólico propiciaba, por ejemplo, que se “enlutasen” cuando el Ayuntamiento quería manifestar un “duelo oficial”. La lectura de las actas del siglo XIX así lo confirma: se “enlutaban” las mazas por el fallecimiento de un miembro de la Corporación o en etapas determinadas como la Semana Santa.

Como información complementaria, se puede precisar que estas mazas reemplazaron a las que el Consistorio perdió con motivo de la guerra de la Independencia . De ahí, que una vez concluido este conflicto bélico, la Corporación decidiese el encargo de unas nuevas mazas en sustitución de las que poseía desde el siglo XVI: “cetros de plata con las armas de Alcañiz, destinados al Concejo de la villa” realizados por el platero Pedro Mendieta (1578-1608), tras el contrato estipulado el 12 de enero de 1595 . Estas mazas renacentistas se encargaron en el siglo de oro de la ciudad (el XVI), en el que el cambio político orientado hacia el reforzamiento de poder municipal y el auge económico propiciaron la realización del gran edificio consistorial y la adquisición de elementos que -como estas mazas- subrayaban el poder concejil y se convertían en auténticos símbolos del poder municipal.


Más información:


Bibliografía y fuentes documentales:

- CRUZ VALDOVINOS, J. M. y GARCÍA Y LÓPEZ, J. Mª, Platería religiosa en Úbeda y Baeza, Jaén, Instituto de Estudios Giennenses, 1979, p. 159.
- ESTERAS MARTÍN, Cristina, Orfebrería de Teruel y su provincia, Teruel, Instituto de Estudios Turolenses, 1980, t. II, p. 83.
- SAN VICENTE, Ángel, La platería de Zaragoza en el Bajo Renacimiento, 1545-1599, Zaragoza, 1976.
- TABOADA CABAÑERO, Eduardo Jesús, Mesa Revuelta. Apuntes de Alcañiz, Zaragoza, tip. La Derecha, 1898.


DOCUMENTACIÓN:
- ARCHIVO MUNICIPAL DE ALCAÑIZ. Libros de actas del Ayuntamiento de Alcañiz.


Autoría:

TEXTO: Teresa Thomson. FOTOGRAFÍAS: Paco Climent y José Puche


Volver al inicio del catálogo

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS