Catálogo Artístico y Monumental

LA FUENTE DE LOS 72 CAÑOS DE LA GLORIETA

ALCAÑIZ (Bajo Aragón)

Contemporáneo. Finales del siglo XIX (1883-1884)

Benito Bardavío (maestro de obras)

Piedra arenisca


Descripción:

Esta fuente está situada en la Glorieta de don Telmo Lacasa. Es antiquísima la utilización de esta zona como lugar de esparcimiento o recreo, al que las fuentes documentales anteriores al siglo XX denominaban "el Prado".

Acerca de esta fuente se cuenta la leyenda -recogida por diversos autores como Pedro Juan Zapater (1704) o Gaspar Bono Serrano (1870)- que explica cómo once siglos antes de nuestra era hubo en Alcañiz una gran sequía, por lo que se organizó una peregrinación que partió desde el centro de la población y no habían andado 4 km cuando se encontraron a una loba con las patas mojadas, la siguieron y ésta les condujo a la fuente. Por ello en principio se le denominó "fuente Lupina", nombre que más tarde se cambió por "fuente de Santa Lucía", por su proximidad al convento dominico dedicado a esta santa.

Eduardo J.Taboada en su Mesa Revuelta (1898) también menciona esta fuente, puntualizando que sus aguas "están indicadas contra el extreñimiento de vientre, los infartos del hígado o bazo, el reumatismo y las oftalmias, por rebeldes que sean. Su uso indiscreto puede, en los sanos, alterar las funciones orgánicas". Añade que "el vulgo concede a las aguas prodigios estupendos. Dícese, que su habitual consumo desarrolla las pasiones, pone en peligro el juicio, provoca extremados afectos; por eso la llama fuente de los chiflados".

La obra actual se realizó en 1883 en sustitución de una fuente anterior muy elogiada y valorada por sus contemporáneos, tal como se constata en diversas fuentes bibliográficas como en la publicación de Gaspar Bono Serrano (1870). Esta obra decimonónica sustituyó a una obra anterior que también tenía 72 caños pero con una estructura diferente, tal como queda confirmada en diversos documentos escritos y gráficos, como el grabado de Palomino de finales del siglo XVIII (c. 1780) y el dibujo que incluye mosen Evaristo Cólera en su Descripción del partido de Alcañiz (imágenes 6 y 7 que se adjuntan).

En la intervención de finales del siglo XIX, las aguas se "aprisionaron" en un rectángulo de piedra arenisca, cuyos lados tienen setenta y dos caños. Las obras fueron dirigidas por el maestro de obras del Ayuntamiento Benito Bardavío, se concluyeron en 1884 y costaron 5.577 pesetas. La piedra labrada empleada en esta obra fue suministrada por Sandalio Navarro Giménez.

Durante las primeras décadas del siglo XX, el conjunto del parque fue objeto de una importante reforma que supuso la inclusión de nuevos elementos como la gran escalinata de acceso.

Los jardines de “la Glorieta” se convirtieron durante la guerra en lugar de aparcamiento de camiones y carros de combate, por lo que sufrieron una importante transformación. Al concluir aquélla se inició una importante labor de reconstrucción: planeándose y llevándose a cabo nuevas zonas de ajardinamiento.

Recientemente este parque ha sido de nuevo objeto de una importante y profunda remodelación que ha implicado la limpieza, restauración y reubicación de su fuente.

FOTOGRAFÍA ANTIGUA (imagen nº 5):
Colección Enrique Escuín, nº 9
Vista de Alcañiz del entorno de la Glorieta. Forma parte de la colección numerada de postales de Alcañiz de Enrique Escuín (compuesta por al menos 33 unidades) fechada hacia 1915.

GRABADO (imagen nº 6):
Palomino, 1779.

DIBUJO (imagen nº 7)
Cólera Soldevilla, Evaristo, Descripción del partido de Alcañiz, 1796-1810 (inédito)
Explicación del propio Cólera:
1. Una plaza cuio suelo es de arena, espaciosa, delante de la fuente.
2. Bancos donde se sientan los que salen a paseo.
3. El camino que ba a la inmediata alameda, por donde se pasea.
4. Balsa con labaderas alrededor que recibe el agua de la larga pila de la fuente.
5. Un gruessíssimo y antiquíssimo chopo.
6. Una casilla o cobertizo dentro del qual se ve una pila con dos caños.
7. El arca o receptáculo del agua donde están puestos todos los caños en línea recta.
8. Una pared que, al paso que sirve de adorno sobre el arca de la fuente, cierra un delicioso huerto que hay encima.
9. Un pedazo de la misma pared más elevado en el que se ven dos imágenes de escultura medio destruidas, con las armas de la ciudad en medio.
10. La larga pila de la fuente.
11. El jardín sobre la fuente.
12. Un camino que pasa por arriba, detrás del dicho jardín.
13. Una pared tras del jardín y camino de dichos, que cierra el huerto.
14. Otro banco de piedra con respaldo desde el chopo a la fuente.


Más información:

(Reg. 106) DOCUMENTO. Construcción de la fuente de Santa Lucía a finales del siglo XIX.
(Reg. 107) La fuente para Eduardo Jesús Taboada (1898).


Bibliografía y fuentes documentales:

- CÓLERA SOLDEVILLA, Evaristo, Descripción del partido de Alcañiz, 1796-1810 (inédito).
- MADOZ, Pascual, Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España y sus posesiones de ultramar, Madrid, Establecimiento tipográfico de P. Madoz y L. Sagasti, 1845-1850. Edición facsímil, Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1986.
- SERRANO SALVADOR, Gaspar Bono, Miscelánea religiosa, política y literaria en prosa y verso, Madrid, imprenta viuda de Aguado e hijo, 1870.
- TABOADA CABAÑERO, Eduardo Jesús, Mesa Revuelta. Apuntes de Alcañiz, Zaragoza, tip. La Derecha, 1898.
- ZAPATER Y SANCHO, Pedro Juan, La Thesorera descubierta i vengada de las injurias del tiempo. Antigüedades i excelencias de la insigne ciudad de Alcañiz..., Alcañiz, 1704, obra inédita (manuscrito conservado en la Real Academia de la Historia).

DOCUMENTACIÓN
- Libros de actas del Ayuntamiento de Alcañiz. Archivo Municipal de Alcañiz.
- Fondo Documental Histórico de las Corte de Aragón (grabado de Palomino)


Autoría:

TEXTO: Teresa Thomson. FOTOGRAFÍAS: Paco Climent, 2010.


Volver al inicio del catálogo

© 2012 Fundación Quílez Llisterri. Fomento de Arte y Cultura en el Bajo Aragón.
© 2012 Textos y fotografías, sus autores.

ACCESIBILIDAD: WAI A | W3C HTML 4.1 | W3C CSS